Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

NUEVOS HABITANTES. INDUSTRIAS RENOVABLES Y RETO DEMOGRÁFICO.

Vivimos tiempos convulsos. El rugido aterrador de un desequilibrio climático a nivel planetario empieza a escucharse ya, y por si esto fuera poca cosa, de repente a los humanos les ha dado por hacer la guerra más que de costumbre, involucrando además a países productores de alimentos y materias primas del mayor interés mundial.
Si ya era complicado encontrar el camino para superar semejante situación, con la guerra todo se vuelve aún más complicado. Todo es más brumoso, todo más incierto.
Es necesario encontrar fuentes de energía que no aumenten la emisión de gases de efecto invernadero, eso no admite duda. Es necesario hacerlo rápido, lo más rápido posible, en la esperanza de que lleguemos a tiempo de evitar nuestra extinción. Pero ahora también es necesario asegurar que habrá comida para todos el invierno que viene, y calefacción, y trabajo. Todo se ha vuelto más turbio, más difícil de discernir qué hacer, a dónde ir.
Dice el refrán: “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Aplica al caso de la transición energética industrializada que se está, ahora mismo, llevando a cabo en España.

Hace unos meses había controversia, rechazo social generalizado, manifestaciones y protestas de todo tipo. Sin haberse resuelto esos problemas, sin haberse corregido nada, ni atendido a ninguna razón, lo que se hace en este preciso momento en el Congreso de los Diputados es llevar a ley un camino más expedito aún para hacer lo que quieren hacer los promotores, que es lo mismo que quieren hacer el Gobierno nacional, y los de las Comunidades Autónomas.

El RDL6 2022 , este cambio legal que se trata de aprobar en el Congreso, supondrá una simplificación aún mayor de los estudios de impacto necesarios, una agilización del plazo de tramitación de los proyectos, facilitando la aprobación de proyectos que ya estaban pobremente evaluados, y dejando menos posibilidades a la vecindad de participar en los procesos y reivindicar sus derechos. La ciudadanía, mientras tanto, tratamos de defender los territorios de esta disparatada amenaza organizándonos entorno a enmiendas. Puedes apoyarnos adhiriéndote a esta campaña.

400 organizaciones y entidades de todo el estado nos hemos unido y nos negamos a que los artículos 6 y 7 de la ley se aprueben


Hace poco en Monfero Di Non llevamos a cabo una encuesta entre los empresarios del turismo para evaluar el impacto que podrían tener sobre su negocio los proyectos eólicos que nos amenazan. Las conclusiones a las que llegamos, y que dimos a conocer, contradicen totalmente los estudios de impacto ambiental de los proyectos presentados. Donde se dice que no habrá efectos desfavorables, lo que se observa es una amenaza directa al negocio que ya existe y que crece despacio, pero de forma sostenida.


En la misma línea de la investigación anterior, hemos querido estudiar el efecto posible sobre la población, para lo cual nos hemos dirigido a aquellas personas que han venido a vivir a Monfero en los últimos años. Hoy presentamos los resultados de otra ENCUESTA SOBRE NUEVOS HABITANTES, realizada a 20 personas que conocemos, y que han venido a vivir a Monfero en los últimos años. Les hemos preguntado por los motivos para venir a Monfero, por su satisfacción, por las ventajas y desventajas que aquí encontraban y por su opinión sobre los proyectos eólicos que se nos plantean. De ello pensábamos extraer el conocimiento de cuánto de bueno o malo traen los aerogeneradores sobre la población de Monfero. Si los aerogeneradores resultan atractivos para los que han venido a vivir a Monfero, probablemente lo serán también para los que vayan a venir en el futuro. Por el contrario, si los aerogeneradores fueran repulsivos, entonces lo serían también para potenciales venideros, que podrían ser disuadidos y no vendrían. Veamos las respuestas que hemos obtenido:

De los 20 consultados, parece haber un grupo que llegó hace 8-10 años y otro grupo que llegó hace 2-3. Parece haber dos picos de inmigración.

  • Preguntados por el motivo de venir a Monfero, los factores que más pesan son la TRANQUILIDAD, la NATURALEZA y la DISPONIBILIDAD DE VIVIENDA. Nótense los dos primeros motivos.
  • Preguntados por el cumplimiento de sus expectativas, solo 1 de 20 se siente poco satisfecho, del resto, el 45% están medianamente satisfechos y el 50% MUY SATISFECHOS. Parece que Monfero no defrauda.
  • Preguntados si trabajan en Monfero, 2/3 trabajan fuera y 1/3 trabaja en Monfero. Parece ser que Monfero ofrece más calidad residencial que trabajo.
  • Preguntados si tenían hijos menores cuando vinieron el 65% no los tenía.
  • Preguntados si los tuvieron después de haber venido, el 75% no los tuvo. Monfero no parece ser especialmente atractivo para las parejas en edad de tener hijos.
  • Preguntados por lo peor de vivir en Monfero, las quejas más frecuentes se refieren a las infraestructuras y a las telecomunicaciones.
  • Preguntados si piensan marcharse si todo sigue igual, solo 1 de 20 dice que si. Del resto, el 70% asegura que no y el 25% no sabe. Este es un dato curioso. Solo 1 de 20 se quiere ir, si nada cambia.
  • Preguntados si han visto evolución desde que llegaron a Monfero, la mayoría no ve ninguna.
  • Preguntados si recomendarían a otras personas venir a vivir a Monfero, el 55% dice que si, el 40% que tal vez y solo 1 dice que no. Seguramente es el que se quiere ir.

Ahora, veamos qué opinan nuestros vecinos más recientes de los aerogeneradores:

  • Preguntados si su vivienda está afectada por los aerogeneradores, poligonales o línea de evacuación, el 50% lo están.
  • Preguntados sobre el efecto sobre su calidad de vida, el 78,9% cree que afectarían para mal.
  • Preguntados sobre el efecto sobre la sociedad de Monfero, el 75% creen que la empeoraría.
  • Preguntados sobre el efecto sobre el desarrollo económico de Monfero, de nuevo el 75% responde que empeoraría
  • Preguntados si piensan marcharse de hacerse los eólicos, un 25% dice que sí y un 50% dice que no sabe.
  • Preguntados si habrían venido habiendo un parque eólico, solo un 20% dice que sí. Del resto el 40% no sabe y el 40% no habría venido.

De lo anterior deducimos que Monfero ha atraído a estas personas por su medio natural, por su tranquilidad y por la disponibilidad de vivienda. Estas ventajas que tiene Monfero se mantienen en el tiempo, de ahí que la mayoría de los que han venido no se quieran ir. Estas ventajas son tan fuertes que se imponen a todo lo malo que aquí encuentran. Parece ser que prefieren vivir lejos de los servicios, con malas comunicaciones, pésima internet y no mejor gestión municipal, con tal de tener paz, naturaleza y vivienda. Cosa que es completamente lógica, por cierto.

Si se construyen los aerogeneradores, tan solo la ventaja de la vivienda permanecerá intacta. Las dos primeras se verán mermadas. De ahí que una parte considerable de los nuevos vecinos (40%) no hubiera venido de haber eólicos, cosa que podría ser mucho peor porque el 40% está indeciso. Solo un 20% dicen que hubiera venido igualmente.

Al final de esta encuesta y del análisis que hacemos solo tenemos un problema, que no cuadra con lo que se dice en los Estudios de Impacto Ambientales de los proyectos presentados por las promotoras, ni con lo que públicamente han manifestado en la prensa los políticos que promueven estos proyectos. Ellos dicen que van a traer beneficios, nosotros solo encontramos más y más signos de que traerán pobreza y decadencia.

¿Estaremos equivocándonos? ¿Nos faltará rigor en nuestros análisis? Lo dudamos. Hemos cotejado los datos públicos con los datos de las promotoras tanto en el INFORME que realizamos de Galicia, como en el Informe de la Natura2000. Sabemos con certeza de esos impactos. Las propias promotoras hablan de muchos de ellos aunque intenten minimizarlos o digan que pueden compensarlos después.

Nuestras conclusiones de esta encuesta de nuevos habitantes concuerdan con el estudio llevado a cabo por el geógrafo Sergi Saladié en proyectos realizados hace años, que ya han mostrado sus efectos reales. Esos efectos reales que dan y quitan razones de forma inapelable. La contumaz realidad, que se impone a todo y rompe en mil pedazos los artificios que los hombres hacen para salirse con la suya.

Recuerdo con cariño las palabras de mi profesor de Estadística en la escuela de ingenieros agrónomos, “no especule, traiga datos”. Bien, no especulamos, hemos ido a por datos preguntando a nuestros vecinos, que nos han contestado. Con sus respuestas hemos construido nuestra opinión.

Un proyecto eólico construido en Monfero CONTRIBUIRÍA A LA DESPOBLACIÓN, empujaría a marcharse a algunos de los que han venido buscando paz y naturaleza y disuadiría a otros que están por venir. Nuestro municipio sería más pobre. Ese y no otro es el futuro que nos traen, y del que nuestro Gobierno está en estos momentos intentando eliminar controles y requisitos (que de por sí ya son mínimos), para que no podamos impedirlo, para que puedan robarnos nuestro futuro rápida e impunemente. No tendrán siquiera que rebatirnos.

Texto de conclusiones por Aquilino García.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: